Despertar en la isla de Mykonos es despertar en la tranquilidad y el sosiego…nada que ver con la vida nocturna que es bastante alocada. IMGP0860Me encanta la pequeña ventana que hay en la habitación, desde donde puedo ver uno de los muchos molinos que hay en la isla.

Intento levantarme y noto que estoy rodeada por brazos y piernas…vaya, si que lo pasamos bien anoche. Trepo por entre los cuerpos…dos para ser más exactos, y consigo llegar hasta el baño. Intento hacer memoria de todo lo vivido y una sonrisa se dibuja en mi cara…sienta muy bien la ducha, el agua resbalando por mi cuerpo como una suave caricia.

Mientras me visto, los observo dormir…están exaustos, y no me extraña. El día de ayer fue un gran día, y una mejor noche. Pasamos el día en “Paradise Beach” IMGP0940una de las playas por excelencia para no parar de bailar. Por la noche tras una agradable y exquisita cena en los balcones del restaurante Veranda, buscamos los locales mas famosos y por supuesto muy Gays (es lo que tiene viajar con dos chicos), para tomarnos algunos cockteles. Conocimos al Bisbal de Mykonos y fue nuestro guía para el resto de la noche…no os tengo que decir que fue flechazo a primera vista…todo un peligro!   Bajaré a desayunar y así podrán dormir algo más…no sabemos que nos tendrá preparado la isla.

Caminar por las calles estrechas de Mykonos es toda una experiencia en sí sola, cal blanca y añil…esos son sus colores. Pequeñas tiendas de artesanía, de ropa y complementos abren sus pequeñas puertas y sacan casi toda su mercancía al exterior. Caminado llego hasta el pequeño muelle pesquero y veo como sus pequeñas embarcaciones bajan lo que han pescado durante la noche. Allí mismo se improvisa un pequeño mercado, de frutas, verduras y pescado, donde la gente del pueblo hace su compra… no puedo evitar mezclarme entre ellos…”Kaliméra”.

Sigo mi recorrido y llego a la iglesia de Paraportiani, simple de líneas curvas, y ese color blanco que destaca con el cielo azul, capta la luz de forma diferente, dependiendo de la hora del día…simplemente una belleza.

monumentos-iglesias-mykonos
Iglesia de Paraportiani

He de confesar que es mi tercer día en la isla y todos los días hago el mismo recorrido con un solo objetivo…encontrar a Petros.

IMGP0861
Petros el pelicano de Mykonos

El tiempo se me acaba, mañana partimos para Santorini. Me han hablado tanto de él, que la idea de irme sin poder verlo me produce tristeza…sigo mi camino ya de vuelta para despertar a los dormilones, cuando sin esperarmelo, noto que algo me pellizca el culo…me vuelvo y allí esta Petros, todo vestido blanco muy guapo, y decide acompañarme casi todo el camino de vuelta…todo un caballero.

En nuestra última noche en la isla decidimos ir a ver la puesta de sol desde la pequeña Venecia…dicen que son las puestas de sol mas bonitas del mundo.

Hasta siempre Mykonos… “antío”.

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s