En nuestra última noche en Mykonos no os conté que mientras mis dos amigos y yo contemplamos la puesta de sol, tomando unos vinos, el capitán del crucero en el que viajábamos recorriendo las islas, me observaba desde lejos…

 

Me encanta ese sonido de los barcos que indican que van acercándose a tierra, y me encanta observar esa llegada desde la cubierta del barco. Mientras admiro las vistas, noto una presencia detrás de mi, creo que es uno de los chicos y les digo sin volver la cabeza que sé que está ahí, que no hagan ninguna tontería. IMGP1016Una voz muy masculina me responde: “bueno, no sé si querer invitarla a conocer la isla de mi mano y quizás cenar sea una tontería”. Me giro rápidamente y me encuentro con un hombre alto, de piel bronceada y vestido de blanco. Como mi mente va por libre, enseguida me acuerdo de Petros, el pelícano de Mykonos y rompo a reír. Mira que comparar al capitán con la mascota de Mykonos…pero así soy yo.

Acepto encantada, vuelvo al camarote y les digo a los chicos que tenemos guía para visitar la isla. No paran de quejarse mientras nos preparamos para desembarcar, y es que no nos gustan los guías turísticos, nos gusta ir por nuestra cuenta y descubrir sitios realmente bellos, mientras nos mezclamos entre la gente del lugar.

No os tengo que describir la cara de mis amigos al ver que nos esperaba el capitán a la salida del barco…, están coladitos por él.

No hay nada como descubrir un sitio de la mano de alguien que lo conoce a la perfección y disfruta con ello. Nos comenta que Santorini, es la isla la de las dos caras, bahía misteriosa, isla de calma y aguas azules y antiguo volcán que hace hervir las noches de fiesta, donde todo es posible. Al decir esto último, me mira y sonríe…, y los que suspiran son los dos pertados que vienen conmigo. IMGP1038Callejeamos por todas sus calles, calles difíciles de caminar algunas debido a su pendiente, pero de una belleza incalculable. En algunos tramos tengo miedo de rodar cuesta abajo y llegar rápidamente de vuelta al barco. El Capitán, que por su trabajo ha de estar pendiente a todo, sujeta mi mano…sé que ya no existe volcán alguno, que estamos realmente sobre la caldera de lo que quedó en su erupción, pero que he sentido como se movía todo el suelo bajo mis pies al contacto de su mano…seguro.

El día ha sido increíble, las vistas desde cualquier parte son difíciles de describir, la comida exquisita…esa mezcla de Italia y Turquía hacen una gastronomía realmente perfecta.

Despedimos la noche, cenando en uno de los muchos sitio idílicos que tiene Santorini, la puesta de sol supera con creces la de Mykonos. Observo la maravilla de la naturaleza, que no son el azul de los ojos del Capitán, bien podrían serlo…sino como esa gran catástrofe de la erupción de un volcán, ha podido crear tanta belleza.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s