En español “Cinco Tierras”, son el conjunto de cinco pueblos encaramados a los cerros de la costa italiana: Monterosso, Manarola, Vernazza, Corniglia y Riomaggiore…probablemente los cinco pueblos mas bellos de las costas italianas, no en vano declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Suelo organizar mis viajes, para poder visitar lo que me interesa de cada lugar a donde voy…también suelo, una vez llegado al sitio, romper toda la organización y dejarme llevar por el entorno y el momento. Esto me lleva a veces, a no poder abarcar todo lo que quiero, pero eso de llegar al sitio, hacerme la foto de rigor para dejar constancia de que he estado y rápidamente ir al siguiente para repetir lo mismo…eso, se lo dejo a los chinos. Así que por ese motivo solo pude visitar dos de los cinco pueblos, el día no me dio para más.

Puedes reservar una excursión para poder visitar los cinco pueblos sin complicarte la vida, incluso si estas quedándote en algún hotel de Florencia, tan solo está a unos 150km, te recogen en el hotel y tienes el día programado. Pero también puedes alquilar un coche y lanzarte a la aventura aunque no te de tiempo de hacerte fotos en los cinco pueblos…y así hicimos.

Para llegar a la “cinque terre” has de pasar por La Spezia que es la capital de la IMG_1246provincia…y bueno, para los que habéis crecido con Marco y su mono Amedio, he de deciros, que fue lo primero que se me vino a la mente cuando pasamos por su gran puerto…prácticamente lo vi corriendo detrás del barco llamando a su madre.

Me gusta el trayecto que me lleva a mi destino tanto o más que el destino…por eso, siempre procuro viajar por mi cuenta, así puedo parar donde quiera y disfrutar de las vistas…puede ser algo más complicado que ir con todo programado…pero en ningún momento es más caro, solo son formas distintas de viajar.

Llegar a Manarola fue algo espectacular, había visto cientos de veces esas fotos y puedo decir que la belleza es sobrecogedora. Son pueblos muy pequeños y los puedes ver completos desde cualquier terrazita tomándote algo muy fresquito y degustando la gastronomía italiana. De las cosas que mas me gusta es conocer los sabores y olores de los lugares que visito. No soy de echar fotos a la comida, a no ser que sea casi una obra de arte (no diré lo que me parece vaya a ser que con ello también pueda ofender a alguien). Pero me encanta fotografiar las bebidas…cada uno tenemos nuestras manías y no pasa nada.

 

El siguiente pueblo elegido fue Riomaggiore, si el anterior me pareció de una belleza sobrecogedora, este fue algo así como enternecedor. Mucho más antiguo que el anterior, más humilde…pero lleno de vida y de acantilados. El coche lo dejas en una zona de parking en la zona más alta y vas bajando dando un paseo por calles estrechas, fachadas coloridas, pequeñas tiendecitas, pequeños bares y retaurantes, música en las calles que te hacen creer que eres Sofia Loren pero rubia y con deportivas…porque no hay forma de poder andar con tacones por esas calles empinadas y de adoquines…y mira que yo ya nací con tacones.

Decidimos que Riomaggiore bien merecía el resto de nuestro tiempo y quisimos quedarnos para ver el atardecer desde un restaurante sobre un acantilado. Mi emoción aumentó cuando al pedir la carta de los cócteles veo que tienen mi favorito…el Cosmopolitan.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s