Si os preguntara que recuerdos tenéis de vuestra infancia, cuando erais solo hijos, en una noche como la de hoy, seguro que en la gran mayoría de vuestros recuerdos hay una madre. El recuerdo de una madre amasando pestiños. El recuerdo de una madre retocando el Belén, ya que éramos unos trastos y no dejábamos ningún personaje en pie. El recuerdo de una madre preparando la cena. El recuerdo de una madre dándonos un baño y vistiéndonos con nuestras mejores prendas. El recuerdo de una madre besando a nuestro padre, mientras decoraban la mesa con la vajilla para las ocasiones especiales. El recuerdo de una madre ilusionada por sus hijos. El recuerdo de una madre que amaba la Navidad.

Yo, no soy madre. Decidí ser solo hija. Nunca he sentido la necesidad de dar ese siguiente paso que dicta la naturaleza. Esa prioridad que tienen todas las criaturas de la naturaleza, yo no la he tenido. No nací con la finalidad de ser madre, me quedé a medio camino. Me quedé en ser hija para siempre. No importa cuántos años tenga: 40, 60, 80 o 90…siempre seré hija.

Hoy no puedo sumar más recuerdos como hija. Hoy no tiene sentido celebrar la Navidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s