18 de Noviembre

Hoy llueve, pero la lluvia no borrará los recuerdos. Hoy el día amaneció gris, pero no dejaré que destiñan los colores de mi memoria. Hoy hace frío, pero con solo evocar tu nombre, se hallará mi corazón a buen cobijo. Hoy el cielo llora, pero en mi rostro dibujaré la sonrisa que mi alma añora. Hoy, más que ayer, me haces falta… hoy no existe el olvido.

Anuncios

El Origen de Halloween

La gran mayoría de las veces, celebramos fiestas o tradiciones, sin saber muy bien de dónde vienen. Erróneamente, adjudicamos el origen de esta festividad a los norteamericanos, pero realmente es de origen Celta.

Halloween según la teoría tradicional tiene su origen en una festividad céltica conocida como Samhain, que deriva del irlandés antiguo y significa fin del verano. En el Samhain se celebraba el final de la temporada de cosechas en la cultura celta y era considerada como el «Año nuevo celta», que comenzaba con la estación oscura.

Los antiguos celtas creían que la línea que une a este mundo con el Otro Mundo se estrechaba con la llegada del Samhain, permitiendo a los espíritus (tanto benévolos como malévolos) pasar a través. Se cree que el uso de trajes y máscaras se debe a la necesidad de ahuyentar a los espíritus malignos. Su propósito era adoptar la apariencia de un espíritu maligno para evitar ser dañado.

Cuando tuvo lugar la ocupación romana de los dominios celtas la festividad fue asimilada por estos. Aunque ya se celebraban los últimos días de octubre y primeros de noviembre una festividad conocida como la «fiesta de la cosecha», en honor a Pomona (diosa de los árboles frutales), se mezclaron ambas tradiciones.

En 1840 esta festividad llega a Estados Unidos y Canadá, donde queda fuertemente arraigada. Los inmigrantes irlandeses transmitieron versiones de la tradición durante la Gran hambruna Irlandesa. Fueron ellos quienes difundieron la costumbre de tallar las calabazas huecas con una vela dentro, inspirada en la leyenda de «Jack el Tacaño».

Originalmente el truco o trato (en inglés «Trick-or-treat») era una leyenda popular de origen céltico según la cual no solo los espíritus de los difuntos eran libres de vagar por la Tierra la noche de Halloween, sino toda clase de entes procedentes de todos los reinos espirituales. Entre ellos había uno terriblemente malévolo que deambulaba por pueblos y aldeas, yendo de casa en casa pidiendo precisamente «truco o trato». La leyenda asegura que lo mejor era hacer trato, sin importar el costo que este tuviera, pues de no pactar con este espíritu (que recibiría el nombre de jack-o’-lantern, con el que se conocen a las tradicionales calabazas de Halloween) él usaría sus poderes para hacer «truco», que consistiría en maldecir la casa y a sus habitantes, dándoles toda clase de infortunios y maldiciones como enfermar a la familia, matar al ganado con pestes o hasta quemar la propia vivienda. Como protección surgió la idea de crear en las calabazas formas horrendas, para así evitar encontrarse con dicho espectro (y con el tiempo, debido a la asociación mental entre el espíritu y las calabazas, el nombre de este sería dado a ellas, que es como son conocidas hoy día cuando llega esta fiesta).

 

Quiero ser Berlín…

Si me preguntasen, que ciudad me gustaría ser hoy, sin duda alguna respondería: “Hoy, quiero ser Berlín”.

Hoy, quiero ser Berlín para que me descubras por primera vez. Quiero ver la ilusión en tus ojos y sentir las pequeñas cosquillas que sé, te recorren por el estómago. Quiero sentir tus nervios de esa primera vez. Quiero sentir tu respiración acelerada y tu adrenalina, como cuando me miras enterrado, aún muy dentro de mí.

Hoy, quiero ser Berlín y poder observarte con cierta distancia. Quiero ver como observas todo lo que te rodea, como escuchas, ríes y callas. Como todas las miradas se posaran en ti, algunas incluso de forma lasciva, esas sé que también estarán ahí.

Hoy, de una forma muy egoísta, quiero ser Berlín… porque te echo de menos. Pero mañana, mañana Berlín querrá dejar de ser ciudad y convertirse en humana. Mañana Berlín… tendrá envidia de mí.

Si mañana preguntasen a Berlín, que mujer desearía ser, sin lugar a dudas respondería: “Quiero ser esa mujer… en la que tanto pensaba él”.

 

Mi piel

Mi piel que protege y cubre completamente mi cuerpo.

Mi piel te reconoce.

Mi piel te responde.

Responde a las caricias de tus dedos, al roce de tus labios.

Responde a la humedad de tu lengua, al sabor de tu boca.

Responde a tu risa, a tu llanto.

Responde a los susurros al oído, al calor de tus abrazos.

Mi piel dejó de ser mi piel.

Mi piel es tuya… te pertenece.

Pasado, Presente, Futuro

Antes de mirarlo, Alicia, quitó el polvo de las páginas del álbum de fotos de su abuela. Inmortalizada en su presente, se había convertido en pasado, encerrada en el fondo de un cajón. Fotos amarillentas, por el paso del tiempo, contaban toda su vida desde que nació. Alicia comprendió, que siempre habíamos querido dejar constancia de nuestro paso por la vida y pensó: «Que pena que mis nietos, puedan llegar a pensar, que su abuela nunca existió, al no poderme encontrar encerrada en el fondo de algún cajón».

Reto 5 líneas (páginas, antes, nació)

Así Hablaba Zaratustra

Buscáis un testigo cuando queréis hablar bien de vosotros; y cuando lo habéis inducido a pensar bien de vosotros, vosotros mismos pensáis bien de vosotros.

No miente solo el que habla contrariando su propio saber, sino, sobre todo, el que habla contrariando su propio no saber. Y así habláis de vosotros en el trato con los hombres mintiendo sobre vosotros a vuestro vecino.

Dice el necio: “El trato con los hombres echa a perder el carácter, sobre todo cuando se es un hombre sin carácter”.

Unos van a juntarse al prójimo porque se buscan así mismos y otros, porque quisieran huir de sí mismos. Vuestro mal amor a vuestra propia persona convierte vuestra soledad en una cárcel.

(Friedrich Nietzsche)

P.D. Hay libros que los subrayaría enteros.

Escritos de mamá

“En el otoño de la vida las cosas seven de otra manera ya piensas que te queda poco que no tendras tiempo suficiente para ver la alegria detus nietas la felicidad dever a toda la familia reunida la de poder ver a tus hijos cada uno en sus vidas la musica el gran amor demi vida la naturaleza el mar un pajarito una flor”.

“Queno me falte la vista Santa Lucia vendita que quiero ver a diario la carita demis niñas el brillito de sus ojos la sonrisa deslumbrante que ami eso meda vida”.

“Dame amor que lo deseo dame vida detu vida que quiero vivir contigo palos resto demi vida”.