¡Be a Rozner Girl!

Intento leer todo tipo de géneros, pero parece ser que los libros de ciencia ficción suelen tener mayoritariamente un público masculino. Os podría recomendar una lectura para el fin de semana, pero dudo que os podáis leer este libro en dos días… Así que os recomiendo la lectura del mes: “Las crónicas del otro mundo”.

Aún no lo he terminado, voy casi por el 50%, pero lo acabaré en este mes ya que es mi libro de Noviembre. Como dicen que los anuncios y el marketing hacen lo que quieren con(migo) nosotras… os dejo mi pequeño aporte a la industria:

¡Por el amor de Dios!… (sosa)
¡Por el amor de Dior!… (cursi)
¡Por el amor de Pisalpra!… (casi, casi)
¡Por el amor de Rozner!… (yeahhhhhh)
¿Qué tipo de chica quieres ser Tú?
Marca la diferencia, sé una chica Rozner… lee Las Crónicas del Otro Mundo #LCDOM

¡¡¡BE A ROZNER GIRL!!!

las-cronicas-del-otro-mundo-180

Anuncios

El secreto de Marrowbone

Este fin de semana he visto El secreto de Marrowbone. Si aún no la has visto y quieres verla, quizás no deberías leer esta entrada, pues te contaré cosas que quizás te destripe un pelín la película.

He de reconocer, que cuando la crítica puntúa a la baja una película, para mí en la mayoría de los casos, ya es suficiente aliciente para ir a verla. Rara vez la crítica y yo coincidimos, pues los críticos no suelen profundizar en los personajes, se quedan con lo que ven en la pantalla, sin llegar al mensaje… son unos superficiales ;).

Es cierto que durante la película, puedes pensar que estas ante un argumento parecido a la de “Los otros” e incluso “Múltiple”,algo que creo, es bastante intencionado por parte del director. Pero no, es mucho más. Esta película no va de muertos que creen estar vivos, va de vivos que no quieren morir… del instinto de supervivencia aún estando, no al borde de la locura, sino hundido totalmente en ella.

La mente del protagonista, no admite la realidad porque si así lo hiciera, se mataría. El ser humano necesita una razón para vivir, algo a lo que aferrarse. Ante el inminente peligro del suicidio, decide mantener vivos, en su mente, a esos que ya murieron. Creando así, una personalidad múltiple, que inconscientemente, sabe controlar. Todos los valores que tienen esas personalidades, la de sus hermanos, son comunes en todas las personas: la inocencia (el pequeño), el instinto protector (la hermana), valentía (el hermano). Y se alimenta de esos valores para sobrevivir.

Siempre se ha dicho que el amor te salvará, que mueve montañas, que hará lo imposible por ti. En esta película, el personaje de Allie enamorada de Jack, nos habla del amor verdadero, de ese que no te quiere cambiar y te acepta tal y como eres. Con tus 100 días de tormentas y tan solo 3 de luz.

Allie, acepta la enfermedad de Jack y lejos de atiborrarlo a pastillas y mantenerlo en un estado de sedación constante, decide vivir con ella y comprender, que es esa misma enfermedad, su personalidad múltiple, la que lo mantiene vivo… y feliz.

Asimilar la muerte de un ser querido, es difícil. Si esta, no ha sido por causas naturales, es aún peor. Y si a eso, sumamos que podamos sentirnos culpables de ella, es simplemente devastador.

La fotografía de la película me ha encantado, el vestuario y la época en que se desarrolla. Creo que no hace falta decir, que forma parte de mi lista de favoritas.

P.D. ¿Una imagen vale más que mil palabras? Mientras no apagues tu cerebro, al tiempo que apagan las luces… sí.

Certamen de Microrrelatos

Hoy me han despertado con una agradable sorpresa. Por primera vez me he atrevido a participar en un concurso de relatos y me han admitido varios de los escritos que les he enviado. Dos de ellos en la categoría de “microrrelato” y uno en la categoría de “el disparador”. El concurso lo organiza la editorial Signo Editores y aunque me he enterado un poco tarde, para el tema del voto del público, aquí os dejo los enlaces a mis microrrelatos, por si os gusta alguno.

Gracias a todos y os como la cara a los que votéis. 😉

Praga

El Viaje

Felicidad

 

Números favoritos… Números de la suerte.

Es curioso como a veces podemos llegar a pensar que ciertos números tienen algún significado en nuestras vidas. Como si olvidáramos que fueron creados por el hombre y nos gustara pensar que son parte del destino con algún significado oculto e incluso divino. Pero no podemos negar y pienso que simplemente de forma casual, algún número en concreto nos persigue a lo largo de nuestra vida. Y si algunas fechas concretas no lo hacen, ya buscaremos la suma, la resta, incluso la raíz cuadrada para que aparezca.

Siempre he dicho que mi número favorito es el 7, así lo elegí cuando de muy adolescente, le vi a mi ídolo favorito una camiseta de rugby americano con ese número. Luego le siguió mi primer amor, también de adolescente, que casualmente tenía la misma camiseta. Lo que descubrí mucho más tarde fue,  que mi padre era dueño de otra camiseta igual que guardaba de su juventud y que probablemente yo le viera puesta en mi infancia y de ahí que quedara grabada en mi memoria. Casualidad o no, cada 7 años tomo decisiones vitales en mi vida.

También tengo un número de la suerte, el 28. Las cosas más bonitas me han pasado en días 28. Aunque he de decir que los acontecimientos más importantes en mi vida, acaban en 8. Un 28/8/88 conocí a mi marido, sin planearlo nos casamos otro 28/8. El primer fallecimiento de un abuelo fue en el 88 y el nacimiento de mi primera sobrina también en el 88. Casualmente su hermana nace un día 28,  mis padres se casaron un día 18. y desgraciadamente mi madre fallece un 18. Yo nací un día 14, que casualmente es la mitad de 28 ;))) del año 71, que si lo sumas es 8 ;))).

El 28/7/17 la vida me dio una segunda oportunidad de vivir. Volví a nacer en mi día de suerte, en el mes de mi número favorito y el año que acaba en mi número favorito y que si le sumas el anterior… también da 8.

Curiosidades que no dejan de ser casualidades… o no.

Buscando la fórmula del éxito…

Anoche un autor independiente, lanzaba en FB la pregunta: ¿Regalarías tu libro para tener más visibilidad como autor? Personalmente pienso que es un error, nadie tiene que trabajar gratis y así se lo hice saber. Otra cosa es, que la escritura sea un simple entretenimiento y no te quieras ganar la vida con ello.

Incluso él y otros autores noveles en su misma situación, reconocían que el regalar sus trabajos no servía para nada. De todas formas su pregunta me hizo pensar un poco sobre el tema y el daño que creo pueden hacer las RRSS a estos autores que buscan un hueco en el mundo literario.

Todos los días salen centenares de nuevos autores noveles, podría decirse que casi haya más oferta que demanda. No creo que la solución sea regalar tu trabajo, al ser gratis tendrás muchas descargas, pero eso no significa que te vayan a leer. Tú libro, pasará a la cola de una lista interminable de libros por leer y mañana será olvidado a causa de un centenar de nuevas publicaciones…también gratuitas. Si el autor no valora su trabajo, tampoco lo valorará el lector.

Me llama la atención como a veces parece una competición a ver quién tiene más comentarios positivos o más estrellitas. El 80% de esos comentarios son de personas que ni siquiera se han leído el libro. De nada sirve decir: “una historia fascinante, me ha encantado, muy recomendable”. Ese tipo de comentarios no indican que se haya leído el libro, pues no hay datos sobre la historia. Suelen ser comentarios o de “amigos”, familiares, conocidos y francamente si van acompañados de 5 estrellas, flaco favor les hace a su autor.

No pongo en duda el enorme trabajo que requiere escribir una novela, por eso mismo, no debe ser regalada. Como tampoco deben ser regalados los halagos a los autores, como muestra de respeto hacia su obra. Un profesional, valorará más una crítica constructiva, antes que mil halagos gratuitos.

Antes, se leían libros por su contenido, poco o nada sabíamos del autor. Ahora con las RRSS los autores noveles se acercan demasiado a sus lectores. A mí como lectora, no me interesa la vida del autor, o si es más o menos simpático, me interesa su obra. El riesgo que se corre queriendo ser un autor cercano, es que interactúes con tus lectores sobre temas personales, políticos, religiosos o mundanos… y claro, no le puedes caer bien a todos. Cuanto menos se sepa de la vida personal, forma de pensar de un escritor o artista en general, mucho mejor. No olvidemos que nos gusta más la idealización que la realidad. Se corre el riesgo de que a la hora de valorar o simplemente leer un libro, estemos valorando el tipo de persona que lo escribió, o no lo leamos simplemente por el mismo motivo. De cualquier modo, no estarémos valorando la obra que a fin de cuentas es lo que se quiere vender. El autor debe desaparecer como persona, para dejar paso a una marca, un sello que lo identifique. Por ello, pienso que las RRSS sociales mal usadas o abusadas, son un arma de doble filo.

Como ya le dije anoche a este chico,  creo que la combinación perfecta para alcanzar el éxito en este mundillo literario tan saturado es: Una buena historia junto a un excelente padrino.

 

Elia Wheat.

 

Existencia… Soledad

“EXISTENCIA”

“- Por qué cree usted que dos personas se casan?

– Pasión?

– Mmmmm… no.

– Interesante, te imaginaba una mujer romántica. Por qué si no?

– Porque necesitamos testigos de nuestra vida. Hay millones de personas en el planeta, qué importa en realidad una simple vida? Pero en un matrimonio lo que prometes es que te preocuparas de todo; de lo bueno, de lo malo, de lo terrible, de lo trivial… Todos los días y en todo momento. Lo que dices es: “Tu vida no pasará desapercibida porque yo me fijaré en ella, tu vida no pasará inadvertida, porque yo me convertiré en tu testigo”.

– Señora Clark, yo tenía razón, es una romántica”.

Este diálogo es de la película “¿Bailamos?”. Una película que he visto varias veces y hasta la semana pasada, que la volví a ver de casualidad, no había captado la profundidad de la respuesta a la pregunta de por qué la gente se compromete a vivir juntos.

El compromiso, la lealtad, el amor… están por encima de la pasión, aunque los primeros, harán lo posible para que esa pasión no muera. Si lo piensas bien, tiene razón, la pasión (sexual) es algo efímero y no tiene porqué ir unido con el amor.

El ser humano necesita del reconocimiento, no ya de sus logros en la vida, sino de su propia existencia. De ahí que necesitemos esos “testigos de vida”, que bien es cierto…es de lo más romántico.

“SOLEDAD”

Esto me lleva a la siguiente película, mucho más compleja y con una moraleja mucho más fuerte:”Requiem por un sueño”.

“¿Si es tan especial? Tú has venido aquí a verme en un taxi ¿Quién tiene el mejor asiento? Ahora vuelvo a ser alguien Harry, todo el mundo me quiere y pronto un millón de personas me verán y también me querrán. Les hablaré de ti y de tu padre, de lo bueno que era con nosotros. ¿Recuerdas? Es un motivo para levantarme por la mañana, para perder peso, para ponerme el vestido rojo y es un motivo para sonreír. Convierte el mañana en algo positivo. ¿Qué tengo yo Harry? ¿Por qué debo seguir haciendo la cama y lavar los platos? ¡Lo hago! ¿Pero por qué debo seguir haciéndolo? Estoy sola, tu padre ya no está, tú no estas. No tengo a nadie a quien cuidar, ¿Qué se supone que tengo que hacer Harry? Estoy sola y soy vieja”. – Sara Goldfarb (Helen Burstyn)

Para los que no habéis visto la película y para que podáis entender un poco mejor este texto, os lo explico.

La película trata de querer cumplir sueños. El de la madre es poder concursar en su programa de televisión favorito y el del hijo y su novia, hacerse ricos vendiendo drogas y con el dinero poder abrir su propio negocio de diseño y moda.

Querer conseguir un sueño a toda costa, se puede convertir en una adicción y las adicciones no son buenas… son una enfermedad.

Me centro en el texto de la madre, porque habla de esa soledad que no elegimos, la soledad impuesta y lo relaciono con el texto anterior, el de la otra película, porque son los grandes miedos del ser humano. Existencia y Soledad.

Necesitamos tener ese “testigo de vida”, para reforzar la idea de nuestra existencia, para ser reconocidos. Cuando ese testigo de vida ya no está y nos encontramos inmersos en esa soledad impuesta, sentimos que en cierto modo, también desaparecemos.

¿Hace ruido el árbol que cae cuando no hay nadie para escucharlo?

Envidia cochina

Hoy no sé por qué, he pulsado el botón de ver comentarios y he pinchado en comentarios spam. No esperaba encontrar ninguno, yo no tengo puesto ningún tipo de filtro para los comentarios, ni quiero leerlos antes de aceptarlos o no. Lo tengo digamos “abierto” y sin censuras ya que toda opinión positiva o negativa, al menos para mí, es buena.

Cuál ha sido mi sorpresa, al encontrarme un comentario en la bandeja de spam, sobre mi entrada “Celos” y me ha llevado a este enlace de este post que os comparto. Su autor me preguntaba, qué me parecía y que mejor forma de decirle que me ha encantado que compartiéndolo con todos vosotros. Espero os guste. El vídeo del final simplemente demuestra lo fácil que pueden llegar a ser las cosas…besos!

 

Origen: Envidia cochina