Sin azafatas… ¡con la sensiblería nos hemos “topao”!

Hace unas semanas, la Formula 1 anunciaba la desaparición de las azafatas de sus parrillas. Parece ser, que era algo machista tener a mujeres mostrando más piel que ropa. No sé si la idea de que se pusieran un mono de piloto, era también algo demasiado provocativo… parece ser que si la chica, es joven, guapa y está buena, lo seguirá estando  se ponga lo que se ponga.

No sé si han llegado a barajar la idea de poder ampliar el rango de edad, talla y estatura para poder ejercer de azafata o incluso integrar azafatos a la parrilla… eso igual sería buscar la igualdad y a nuestra sociedad, diga lo que diga, le gusta seguir siendo machista.

Imaginemos que ahora, en vez de azafatas habrá azafatos vestidos de Armani. ¿Lo veríamos bien? ¿Por qué no haberlas vestido de Armani a ellas? ¿Es realmente la ropa lo que molesta? ¿No sería algo realmente machista que estas azafatas, fueran sustituidas por azafatos en traje de chaqueta, con mono de piloto o mecánico?

No, mejor pongamos a “niños” para realizar ese trabajo. Eso, no sería explotación de menores, porque son niños aficionados a la Formula 1 y sus padres dan su consentimiento. Por niños, entiendo, que serán niños y niñas. ¿Lo harán gratis o será un trabajo remunerado? ¿Saldrá de ahí el próximo Campeón/a del Mundo?

Así que mejor enviamos a todas estas chicas al paro, o que se dediquen los fines de semana a ser la imagen de alguna bebida alcohólica… que ahí, parece ser que, a nadie le molesta.

Yo no diría que es denigrante, llevar una minifalda y sostener un paraguas. Es denigrante que te obliguen a hacer algo que no quieres y sobre todo, muchas de las mentes de esos que se creen superiores.

 

Anuncios

Falta de sentido del humor

En estos días de carnaval, soy de Cádiz y ahí hay que morir, se ha criticado mucho a chirigotas y comparsas,  por no entender el humor de estas agrupaciones o simplemente por carecer de él.

Ahora le ha tocado al humor británico y muy concretamente a Chris Haslam por el artículo que ha escrito en el Times de como ser español, para no parecer un guiri o un eterno turista.

No entiendo el revuelo que causan letras de comparsas o este artículo en concreto. En mi tierra, siempre se dijo que: “si te pica es porque ajos comes”. Este tipo de humor sarcástico, no pretende insultar a nadie, pero todos debemos reconocer que está basado en una realidad y verdad, que no queremos oír porque no nos gusta, y llevado a la exageración. Muchas de las veces, sobre todo en el tema de agrupaciones de carnaval, se hace crítica a cualquier tema de actualidad, con mucho humor… cosa que no veo mal.

He leído el artículo de Chris Haslam y no sé si será que soy de Cádiz, cuna del carnaval, pero no me he podido reír más. Que se prepare Chris porque seguro que le vienen represalias chirigoteras. De todas formas y si somos sinceros con nosotros mismos, lo que dice este hombre en su artículo no es inventado. Tenemos que entender que hay muchas culturas en el mundo y no es cuestión de si una es mejor que otra, es cuestión de tolerancia. Nosotros estamos acostumbrados a dar un par de besos cuando nos presentan a alguien y en otros países, ni siquiera se contempla la idea. En nuestros bares, el suelo se llena de servilletas de papel, palillos de dientes y cuando se podía fumar… de colillas, porque los ceniceros, si los había, estarían para otra cosa.

Personalmente he tenido la suerte de poder viajar muchísimo y sí que es cierto que el español, en general, puede aprender a ser más educado. A mí, han llegado a decirme que por qué le tengo que dar las gracias al camarero cuando me trae algo, o por qué le pido las cosas por favor. Mi respuesta siempre es la misma… pregúntale al camarero.

De todas formas, lo único que me entristece es que perdamos lo más preciado que tenemos, que es, el sentido de humor y el respeto por él. No podemos olvidar el reírnos de nosotros mismos, y digo olvidar y no aprender, porque nosotros, los españoles, éramos un ejemplo a seguir en eso.

#ChrisHaslamVentePaCai

tumblr_m62w60DwNy1r5ai1co1_500

Las Crónicas Del Otro Mundo.

Cuando comencé este libro, no tenía muy claro el que lo fuese a terminar, ya que la ciencia-ficción no es lo mío, o eso creía yo, y que tiene un total de 950 páginas. Así que lo que parecía ser mi lectura del mes de Noviembre, se convirtió en la lectura de Noviembre, Diciembre y Enero… pero lo he terminado.

No pretendo escribir una reseña, porque no tengo ni la menor idea de como se hace eso, pero sí puedo deciros lo que me ha hecho sentir.

A medida que me adentraba en la historia, una historia que en un principio es de ciencia-ficción y ya luego se transforma en “otro mundo”, cada vez tenía más claras las imágenes en mi mente. Caminaba por esos callejones y miraba al interior de alguna que otra vivienda, a través de sus ventanas. Presencié como una hija abandona el hogar y así, a su madre, por el miedo de parecerse a ella. Fui testigo de como la avaricia, el poder y las guerras, no distinguen entre razas… ni mundos. Lloré mientras un hijo hacia lo mismo ante las tumbas de sus padres y cuando un enamorado descubre que su amada ya no está… aunque él, eso ya lo sabía. Me emborraché infinidad de noches… para olvidar, bebiendo chupitos de peyote. Sentí impotencia al saber, que él ya no volvería. Soñé con un mundo mejor, más tolerante incluso con nuestra misma especie. Me enamoré de todos esos valientes. Y por supuesto reí, reí con ellos, y me reí hasta de mí misma. Pero sobre todo me di cuenta de una cosa, se me olvidó que la mayoría de sus personajes, tenían cuatro patas.

Las Crónicas del Otro Mundo, te hace ver el tuyo propio desde otra perspectiva, a través de otros ojos, ojos que no son de humanos… y que adoran a Rozner!

P.D. Por supuesto que para entender algo de lo que acabo de escribir, no te quedará más remedio que leerte el libro o pensarás que se me ha ido la olla… que también.

 

las-cronicas-del-otro-mundo-180

Las “NoMo”, Los “Dinks”.

“NoMo”= No Mothers (No Madres), las mujeres que elegimos no tener hijos.                          “Dinks”= Double Income No Kids (doble sueldo sin hijos), parejas que ambos trabajan y no tienen hijos.

Curiosa la necesidad de esta sociedad en etiquetarlo todo. En esta ocasión hago pleno en las etiquetas, dos de dos. A no ser, que lo de NoMo se refiera solo a mujeres solteras y sin compromiso, soy una mujer “NoMo” dentro de una relación “Dinks”, ¿habré ganado algún premio?                                                                                                                                    Por curiosidad he introducido las siglas de “NoFa” por si aparecía algo sobre hombres que no quieren ser padres… pero no he tenido suerte. Si alguien sabe de su existencia que por favor me lo haga saber.

Aún hoy, se ve mal que una mujer decida no tener hijos. Si un hombre dice abiertamente que no quiere tener hijos, es como algo natural, como si ninguno quisiera y estoy segura, que los hombres también tienen su corazoncito y también les duele que se les trate de forma tan fría con respecto a los sentimientos e instintos. Me pregunto si lo que molesta a la sociedad, mujeres en su gran mayoría, es el hecho de que seamos las causantes de la extinción de la raza humana o porque decidimos, no ser madres, con total libertad. Lo que me preocupa es que con todo el movimiento sobre la igualdad y los derechos de la mujer, sean las propias mujeres las que más critican esta decisión. Quiero creer, que es debido, quizás, a que como ellas tienen ese instinto maternal, no conciben la idea de que otras no lo tengamos. ¿Eso me hace menos humana?… creanme que he escuchado de todo: “Mujeres que deseando tener hijos no pueden y tú pudiendo no quieres… ¿Cómo puedes ser tan egoísta?… El día de mañana te verás sola ¿quién cuidará de ti?… Si todas pensáramos como tú se acabaría el mundo en dos días… ¿Quién pagará nuestras pensiones?”. Para todas tuve siempre respuestas, pero en la mayoría, elegí “libremente”  no darlas. Nunca jamás un hombre me ha juzgado o recriminado por esa elección, ni siquiera mi propio padre.

Dicen que una madre luchará con uñas y dientes para defender a su familia, lo cual no lo pongo en duda, pues tuve una madre. Pero una mujer sin hijos, tiene mucho menos miedos… por ejemplo, a perder su trabajo o a decir NO a muchas situaciones injustas dentro del plano laboral, y eso quizás asusta a los que con su poder, te quieran controlar.

Seamos madres o no lo seamos, no podemos consentir nunca que nos quiten la libertad de expresión y de elección. No podemos ser machistas entre nosotras y no tenemos por qué acatar lo que la sociedad diga que es lo correcto.

Una mujer que elige no ser madre, no carece de sentimientos, no quiere menos ni ama menos… Yo no he nacido para ser madre, he nacido para ser persona y  la única etiqueta de la que quiero formar parte, es la de “LIBERTAD”.

 

 

 

¿Tradición o Evolución?… Ilusión.

TRADICIÓN: Costumbre, composición literaria, doctrina, etc., que se comunica, se transmite o se mantiene de generación en generación.

EVOLUCIÓN: Cambio o transformación gradual de algo, como un estado, una circunstancia, una situación, unas ideas, etc.

–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––

Estos días, en España, se habla mucho de la cabalgata de Reyes y los ligeros cambios que van sufriendo desde hace unos años, concretamente desde que Manuela Carmena llegó a la alcaldía de Madrid. Dejando a un lado la política y la religión me surgen infinidad de preguntas con respecto a lo que muchos llaman, “la evolución de una tradición”.

La primera que me surge es: ¿Es posible usar los dos términos en una misma frase?        En este caso concreto, en el de la cabalgata de los Reyes Magos, este año la polémica está en la participación de la cabalgata “Drag Queen”. Si nos regimos por la cabalgata tradicional, la que hace referencia a la tradición religiosa, sinceramente, no tiene ningún sentido. Como tampoco lo tiene Bob Esponja, La sirenita, Peppa Pig, Los Pitufos, etc. Lo que me hace pensar, que quienes este año están con las manos en la cabeza, la tradición o la evolución no es lo que les quita el sueño… si no la falta de tolerancia, respeto y libertad.

La tradición dicta, que esta noche es la noche de los niños por excelencia y quizás, en lo que no nos ponemos de acuerdo es, en lo que ser un niño representa. Yo, no soy madre, pero fui y sigo siendo una niña. Ser un niño es o “debería ser” sinónimo de ilusión, inocencia, aprendizaje, travesura, felicidad, tolerancia y libertad. Los niños no saben de religiones, razas, sexualidad o estatus social… son los adultos los que contaminamos sus mentes con perjuicios.

Quizás, lo primero que pensamos cuando leemos: cabalgata “Drag Queen”, es en los carnavales y no en Reyes Magos. Si leemos la definición de Drag Queen: “artista o cantante masculino que actúa vestido con atuendos propios de mujer (peluca, zapatos de plataforma, etc.) y exhibe maneras exageradamente femeninas”, tampoco vemos la relación que pueda tener con los niños y esa noche tan especial.

Si un bombero, electricista, carpintero, fontanero, profesora, minero, peluquera, cajera, ministra, puede disfrazarse de Rey Mago, ir debajo del disfraz de Bob Esponga o ser la estrella de la ilusión. ¿Por qué un drag queen no puede ponerse un pijama de peluche, representando así el que los niños se vayan a la cama temprano?

Hablar de querer cargarse una tradición como es la “La Noche de Reyes Magos”, a estas alturas, me parece un poco ridículo. La tradición de la que todos hablan, hace ya muchos, muchos años que dejó de existir… o quizás, “evolucionó” a otra muy distinta, la tradición del consumismo o la tradición de politizarlo todo.

Sea como sea, cuando estos días oigo hablar sobre el tema, sobre la gran “polémica”… me pregunto: ¿Habrá recibido Baltasar mi carta? Los niños que no tienen papel y lápiz para escribir… ¿tendrán regalos? Seguro que sí, porque una de las cosas que he pedido es esa… que todos los niños del mundo, tengan su regalo.

FELIZ DÍA DE LA ILUSIÓN.

CharlotElChico

 

 

 

Egoísmo y Generosidad… las claves para la felicidad.

Ayer durante todo el día, decidí hacer lo que realmente deseaba, necesitaba y me apetecía, sin familiares, sin compromisos… egoístamente y a mi propio ritmo. Soy consciente, que ayer empecé mi propia tradición.

Es curioso como al tomar una decisión, provocada por un dolor profundo, te puede llevar a cierta liberación. Realmente tenía miedo al día de ayer, en especial a la noche del 24 de Diciembre. El día anterior, deseé que pasara rápido, que se acabara que no me torturara más, que no me hiciera más daño. Esta mañana, el día después, he despertado serena, en paz y en calma conmigo misma… sin remordimientos.

Se puede decir que, ayer por primera vez, me sentí realmente liberada y sobre todo respetada por mis seres más queridos. Coincidencia es que ayer, también aprendí que, el respetar las decisiones de los demás, aunque en un principio nos hagan sentir tristes y sin ningún atisbo de egoísmo por nuestra parte, es la mayor prueba de generosidad que podamos dar y eso es… pura felicidad.