Sociedad… libérame de tus ataduras.

La huelga es un derecho que todos los ciudadanos pueden ejercer y la cual, como tal, respeto. Personalmente hoy no trabajo, porque da la casualidad que es mi día libre, pero estoy totalmente a favor, faltaría más, del derecho de igualdad entre hombres y mujeres. Afortunadamente en la empresa que trabajo, no tenemos ese problema, a igual puesto de trabajo igual sueldo, e igual oportunidades en el ámbito laboral, como bien dicta la Constitución española y el artículo 28 del Estatuto de los Trabajadores.

De verdad que no quiero polemizar con este tema, porque ya bastante polémica hay. Desgraciadamente, esta sociedad en la vivimos es muy manipulable y tendemos a dejarnos distraer con facilidad. Hoy 8 de Marzo, se celebra el día de la mujer, pero el día de la mujer trabajadora, o al menos así era hasta ahora. Creo que todo el mundo sabrá el origen de este día, y si hay alguien que no lo sepa, solo debe hacer una búsqueda en google y sus dudas quedaran resueltas. En este día se reivindica la igualdad entre hombres y mujeres en el ámbito laboral. Como ya mencioné anteriormente dicho derecho y dicha igualdad está recogido en la constitución y en el estatuto de los trabajadores. Parece que ante la ley somos iguales (por lo menos en este aspecto concreto), pero no ante la sociedad.

A los hombres, les agradezco sus buenas palabras y su apoyo verbal, sobre todo a través de las redes sociales o en el bar de turno. Pero a esos, hombres, compañeros de trabjo que sabiendo de esa injustucia salarial, van a los juzgados como testigo de dicha injusticia, sumandose así a esa denuncia formal, con el consecuente peligro de ser ellos mismos también despedidos… a esos hombres les deseo, que por favor no se mueran nunca.

En el día de hoy, muestro mis respetos ante esta huelga, pero sobre todo mi admiración hoy y siempre por esas mujeres, valientes, que denuncian ante la ley y los jueces, estas discrepancias en el ámbito laboral, sin temor a ser despedidas. Mujer, la ley te ampara, la sociedad no tanto, tú y solo tú puedes cambiar tu presente y tu futuro.

Anuncios

Sin azafatas… ¡con la sensiblería nos hemos “topao”!

Hace unas semanas, la Formula 1 anunciaba la desaparición de las azafatas de sus parrillas. Parece ser, que era algo machista tener a mujeres mostrando más piel que ropa. No sé si la idea de que se pusieran un mono de piloto, era también algo demasiado provocativo… parece ser que si la chica, es joven, guapa y está buena, lo seguirá estando  se ponga lo que se ponga.

No sé si han llegado a barajar la idea de poder ampliar el rango de edad, talla y estatura para poder ejercer de azafata o incluso integrar azafatos a la parrilla… eso igual sería buscar la igualdad y a nuestra sociedad, diga lo que diga, le gusta seguir siendo machista.

Imaginemos que ahora, en vez de azafatas habrá azafatos vestidos de Armani. ¿Lo veríamos bien? ¿Por qué no haberlas vestido de Armani a ellas? ¿Es realmente la ropa lo que molesta? ¿No sería algo realmente machista que estas azafatas, fueran sustituidas por azafatos en traje de chaqueta, con mono de piloto o mecánico?

No, mejor pongamos a “niños” para realizar ese trabajo. Eso, no sería explotación de menores, porque son niños aficionados a la Formula 1 y sus padres dan su consentimiento. Por niños, entiendo, que serán niños y niñas. ¿Lo harán gratis o será un trabajo remunerado? ¿Saldrá de ahí el próximo Campeón/a del Mundo?

Así que mejor enviamos a todas estas chicas al paro, o que se dediquen los fines de semana a ser la imagen de alguna bebida alcohólica… que ahí, parece ser que, a nadie le molesta.

Yo no diría que es denigrante, llevar una minifalda y sostener un paraguas. Es denigrante que te obliguen a hacer algo que no quieres y sobre todo, muchas de las mentes de esos que se creen superiores.

 

Falta de sentido del humor

En estos días de carnaval, soy de Cádiz y ahí hay que morir, se ha criticado mucho a chirigotas y comparsas,  por no entender el humor de estas agrupaciones o simplemente por carecer de él.

Ahora le ha tocado al humor británico y muy concretamente a Chris Haslam por el artículo que ha escrito en el Times de como ser español, para no parecer un guiri o un eterno turista.

No entiendo el revuelo que causan letras de comparsas o este artículo en concreto. En mi tierra, siempre se dijo que: “si te pica es porque ajos comes”. Este tipo de humor sarcástico, no pretende insultar a nadie, pero todos debemos reconocer que está basado en una realidad y verdad, que no queremos oír porque no nos gusta, y llevado a la exageración. Muchas de las veces, sobre todo en el tema de agrupaciones de carnaval, se hace crítica a cualquier tema de actualidad, con mucho humor… cosa que no veo mal.

He leído el artículo de Chris Haslam y no sé si será que soy de Cádiz, cuna del carnaval, pero no me he podido reír más. Que se prepare Chris porque seguro que le vienen represalias chirigoteras. De todas formas y si somos sinceros con nosotros mismos, lo que dice este hombre en su artículo no es inventado. Tenemos que entender que hay muchas culturas en el mundo y no es cuestión de si una es mejor que otra, es cuestión de tolerancia. Nosotros estamos acostumbrados a dar un par de besos cuando nos presentan a alguien y en otros países, ni siquiera se contempla la idea. En nuestros bares, el suelo se llena de servilletas de papel, palillos de dientes y cuando se podía fumar… de colillas, porque los ceniceros, si los había, estarían para otra cosa.

Personalmente he tenido la suerte de poder viajar muchísimo y sí que es cierto que el español, en general, puede aprender a ser más educado. A mí, han llegado a decirme que por qué le tengo que dar las gracias al camarero cuando me trae algo, o por qué le pido las cosas por favor. Mi respuesta siempre es la misma… pregúntale al camarero.

De todas formas, lo único que me entristece es que perdamos lo más preciado que tenemos, que es, el sentido de humor y el respeto por él. No podemos olvidar el reírnos de nosotros mismos, y digo olvidar y no aprender, porque nosotros, los españoles, éramos un ejemplo a seguir en eso.

#ChrisHaslamVentePaCai

tumblr_m62w60DwNy1r5ai1co1_500

Las “NoMo”, Los “Dinks”.

“NoMo”= No Mothers (No Madres), las mujeres que elegimos no tener hijos.                          “Dinks”= Double Income No Kids (doble sueldo sin hijos), parejas que ambos trabajan y no tienen hijos.

Curiosa la necesidad de esta sociedad en etiquetarlo todo. En esta ocasión hago pleno en las etiquetas, dos de dos. A no ser, que lo de NoMo se refiera solo a mujeres solteras y sin compromiso, soy una mujer “NoMo” dentro de una relación “Dinks”, ¿habré ganado algún premio?                                                                                                                                    Por curiosidad he introducido las siglas de “NoFa” por si aparecía algo sobre hombres que no quieren ser padres… pero no he tenido suerte. Si alguien sabe de su existencia que por favor me lo haga saber.

Aún hoy, se ve mal que una mujer decida no tener hijos. Si un hombre dice abiertamente que no quiere tener hijos, es como algo natural, como si ninguno quisiera y estoy segura, que los hombres también tienen su corazoncito y también les duele que se les trate de forma tan fría con respecto a los sentimientos e instintos. Me pregunto si lo que molesta a la sociedad, mujeres en su gran mayoría, es el hecho de que seamos las causantes de la extinción de la raza humana o porque decidimos, no ser madres, con total libertad. Lo que me preocupa es que con todo el movimiento sobre la igualdad y los derechos de la mujer, sean las propias mujeres las que más critican esta decisión. Quiero creer, que es debido, quizás, a que como ellas tienen ese instinto maternal, no conciben la idea de que otras no lo tengamos. ¿Eso me hace menos humana?… creanme que he escuchado de todo: “Mujeres que deseando tener hijos no pueden y tú pudiendo no quieres… ¿Cómo puedes ser tan egoísta?… El día de mañana te verás sola ¿quién cuidará de ti?… Si todas pensáramos como tú se acabaría el mundo en dos días… ¿Quién pagará nuestras pensiones?”. Para todas tuve siempre respuestas, pero en la mayoría, elegí “libremente”  no darlas. Nunca jamás un hombre me ha juzgado o recriminado por esa elección, ni siquiera mi propio padre.

Dicen que una madre luchará con uñas y dientes para defender a su familia, lo cual no lo pongo en duda, pues tuve una madre. Pero una mujer sin hijos, tiene mucho menos miedos… por ejemplo, a perder su trabajo o a decir NO a muchas situaciones injustas dentro del plano laboral, y eso quizás asusta a los que con su poder, te quieran controlar.

Seamos madres o no lo seamos, no podemos consentir nunca que nos quiten la libertad de expresión y de elección. No podemos ser machistas entre nosotras y no tenemos por qué acatar lo que la sociedad diga que es lo correcto.

Una mujer que elige no ser madre, no carece de sentimientos, no quiere menos ni ama menos… Yo no he nacido para ser madre, he nacido para ser persona y  la única etiqueta de la que quiero formar parte, es la de “LIBERTAD”.

 

 

 

¿Tradición o Evolución?… Ilusión.

TRADICIÓN: Costumbre, composición literaria, doctrina, etc., que se comunica, se transmite o se mantiene de generación en generación.

EVOLUCIÓN: Cambio o transformación gradual de algo, como un estado, una circunstancia, una situación, unas ideas, etc.

–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––

Estos días, en España, se habla mucho de la cabalgata de Reyes y los ligeros cambios que van sufriendo desde hace unos años, concretamente desde que Manuela Carmena llegó a la alcaldía de Madrid. Dejando a un lado la política y la religión me surgen infinidad de preguntas con respecto a lo que muchos llaman, “la evolución de una tradición”.

La primera que me surge es: ¿Es posible usar los dos términos en una misma frase?        En este caso concreto, en el de la cabalgata de los Reyes Magos, este año la polémica está en la participación de la cabalgata “Drag Queen”. Si nos regimos por la cabalgata tradicional, la que hace referencia a la tradición religiosa, sinceramente, no tiene ningún sentido. Como tampoco lo tiene Bob Esponja, La sirenita, Peppa Pig, Los Pitufos, etc. Lo que me hace pensar, que quienes este año están con las manos en la cabeza, la tradición o la evolución no es lo que les quita el sueño… si no la falta de tolerancia, respeto y libertad.

La tradición dicta, que esta noche es la noche de los niños por excelencia y quizás, en lo que no nos ponemos de acuerdo es, en lo que ser un niño representa. Yo, no soy madre, pero fui y sigo siendo una niña. Ser un niño es o “debería ser” sinónimo de ilusión, inocencia, aprendizaje, travesura, felicidad, tolerancia y libertad. Los niños no saben de religiones, razas, sexualidad o estatus social… son los adultos los que contaminamos sus mentes con perjuicios.

Quizás, lo primero que pensamos cuando leemos: cabalgata “Drag Queen”, es en los carnavales y no en Reyes Magos. Si leemos la definición de Drag Queen: “artista o cantante masculino que actúa vestido con atuendos propios de mujer (peluca, zapatos de plataforma, etc.) y exhibe maneras exageradamente femeninas”, tampoco vemos la relación que pueda tener con los niños y esa noche tan especial.

Si un bombero, electricista, carpintero, fontanero, profesora, minero, peluquera, cajera, ministra, puede disfrazarse de Rey Mago, ir debajo del disfraz de Bob Esponga o ser la estrella de la ilusión. ¿Por qué un drag queen no puede ponerse un pijama de peluche, representando así el que los niños se vayan a la cama temprano?

Hablar de querer cargarse una tradición como es la “La Noche de Reyes Magos”, a estas alturas, me parece un poco ridículo. La tradición de la que todos hablan, hace ya muchos, muchos años que dejó de existir… o quizás, “evolucionó” a otra muy distinta, la tradición del consumismo o la tradición de politizarlo todo.

Sea como sea, cuando estos días oigo hablar sobre el tema, sobre la gran “polémica”… me pregunto: ¿Habrá recibido Baltasar mi carta? Los niños que no tienen papel y lápiz para escribir… ¿tendrán regalos? Seguro que sí, porque una de las cosas que he pedido es esa… que todos los niños del mundo, tengan su regalo.

FELIZ DÍA DE LA ILUSIÓN.

CharlotElChico

 

 

 

huracán … — El País de las Hadas by Isabel Jiménez

Muchas veces pensamos que nuestras parejas no nos escuchan, sin haberlo intentado realmente. Pensamos que una persona extraña nos entenderá mejor… error.

Si cuando os conectáis a alguna red social, os despojáis de las vestimentas, de madre, esposa, padre, marido, hijo, hija… las que sean, que penséis, os mantienen anclados. ¿Por qué no hacéis lo mismo con vuestra pareja? ¿Por qué, cuando los niños se acuestan, no os olvidáis de ser madres y fieles esposas para jugar con vuestra pareja? ¿Por qué pensáis que quién hay detrás de la pantalla de ordenador es mejor que lo que tenéis en casa?

Las fantasías, tus fantasías, pueden ser las mismas fantasías de tu marido o de tu esposa. Y no os engañéis, nadie, absolutamente nadie os conoce mejor que esa persona que lleva conviviendo con vosotros gran parte de vuestra vida. El secreto está en comportarte con tu pareja como si fueras un extraño. Sedúcelo como si estuvieras en una primera cita, no esperes a que siempre sea él o ella quien tenga que marcar el ritmo. En vuestros momentos a solas, no tengáis esas conversaciones de padres o de matrimonios aburridos. Sed infieles con vuestras propias parejas, jugad a ser unos perfectos desconocidos.

 

A mí me gustan los señores de manera muy en general. Es decir: me gustan los hombres. Me declaro completa y absolutamente heterosexual. Sin tener un prototipo físico definido, he de confesar la existencia de un Señor que me gusta muy en particular. Aunque esa es otra historia. Anoche, hablando con una amiga, tras […]

a través de huracán … — El País de las Hadas by Isabel Jiménez

El secreto de Marrowbone

Este fin de semana he visto El secreto de Marrowbone. Si aún no la has visto y quieres verla, quizás no deberías leer esta entrada, pues te contaré cosas que quizás te destripe un pelín la película.

He de reconocer, que cuando la crítica puntúa a la baja una película, para mí en la mayoría de los casos, ya es suficiente aliciente para ir a verla. Rara vez la crítica y yo coincidimos, pues los críticos no suelen profundizar en los personajes, se quedan con lo que ven en la pantalla, sin llegar al mensaje… son unos superficiales ;).

Es cierto que durante la película, puedes pensar que estas ante un argumento parecido a la de “Los otros” e incluso “Múltiple”,algo que creo, es bastante intencionado por parte del director. Pero no, es mucho más. Esta película no va de muertos que creen estar vivos, va de vivos que no quieren morir… del instinto de supervivencia aún estando, no al borde de la locura, sino hundido totalmente en ella.

La mente del protagonista, no admite la realidad porque si así lo hiciera, se mataría. El ser humano necesita una razón para vivir, algo a lo que aferrarse. Ante el inminente peligro del suicidio, decide mantener vivos, en su mente, a esos que ya murieron. Creando así, una personalidad múltiple, que inconscientemente, sabe controlar. Todos los valores que tienen esas personalidades, la de sus hermanos, son comunes en todas las personas: la inocencia (el pequeño), el instinto protector (la hermana), valentía (el hermano). Y se alimenta de esos valores para sobrevivir.

Siempre se ha dicho que el amor te salvará, que mueve montañas, que hará lo imposible por ti. En esta película, el personaje de Allie enamorada de Jack, nos habla del amor verdadero, de ese que no te quiere cambiar y te acepta tal y como eres. Con tus 100 días de tormentas y tan solo 3 de luz.

Allie, acepta la enfermedad de Jack y lejos de atiborrarlo a pastillas y mantenerlo en un estado de sedación constante, decide vivir con ella y comprender, que es esa misma enfermedad, su personalidad múltiple, la que lo mantiene vivo… y feliz.

Asimilar la muerte de un ser querido, es difícil. Si esta, no ha sido por causas naturales, es aún peor. Y si a eso, sumamos que podamos sentirnos culpables de ella, es simplemente devastador.

La fotografía de la película me ha encantado, el vestuario y la época en que se desarrolla. Creo que no hace falta decir, que forma parte de mi lista de favoritas.

P.D. ¿Una imagen vale más que mil palabras? Mientras no apagues tu cerebro, al tiempo que apagan las luces… sí.