A su debido tiempo.

Para morir lo único que hace falta es estar vivo. Enfrentarse a la muerte de un ser querido, dicen que nunca es fácil, pero sinceramente pienso, que lo que no es fácil, es enfrentarse a una muerte injusta. Una muerte injusta, es aquella que llega antes de lo debido, bien sea por enfermedad o accidente y altera lo que nosotros entendemos como el ciclo natural de los acontecimientos. Unos padres, nunca deberían sobrevivir a sus hijos, pero unos padres tampoco deberían irse antes de tiempo.

Todo estos pensamientos me llevan a vivir el fallecimiento de la única abuela que me quedaba, de una forma calmada, relajada y de alguna forma feliz. Feliz, porque he tenido la inmensa suerte de disfrutarla hasta sus 97 años. Feliz porque tuvo una vida plena, llena de salud. Feliz, porque supo llevar la muerte de su marido, hace 30 años, con una entereza admirable. Aunque en los últimos dos años, haya sufrido la pérdida de dos hijas, su entereza fue siempre ejemplar.

Ayer 14 de Febrero, tu velita terminó de consumirse, y decidiste que era la mejor fecha para decirnos adiós. Tus dos hijos, todos tus nietos, bisnietos e incluso tataranietos, te hemos despedido de forma serena, calmada y sí, de alguna forma incluso felices, porque no hay mayor sosiego que un adiós a su debido tiempo.

20180215_114155.jpg

Anuncios

Esperando…

Cuando despierto en la mañana, no recuerdo tu nombre. Sé que he soñado contigo, de otro modo no entendería, el desbocado latir de mi corazón. No puedo olerte, no puedo verte ni tocarte, como si de una terrible pesadilla se tratase. Deambulo durante el día, esperando que caiga la noche y con ella vuelva tu olor, tu cuerpo… tu nombre. Sorprendente giro del destino, que de tanto amarnos a plena luz del día, hoy, le falten horas a la noche.

 

(Participando en el Reto 5 líneas )

 

Basado en hechos reales…

Llegamos al B&B y somos recibidos, como no podía ser de otra forma, por el propio dueño, Carlos. Su vistosa esposa, una mujer rubia de pelo alborotado, ojos azules y aunque entrada en años, mi marido y yo coincidimos en que aún era bastante atractiva, salió de la cocina para darnos un par de besos. Por un momento tuve la sensación de estar llegando a casa de mi prima para pasar un par de días.

Carlos nos muestra nuestra habitación en la planta superior, la cual, es entera para nosotros. Una habitación impecable, el pasillo que separa la habitación del baño, ha sido transformado en una zona de lectura, con estanterías hasta el techo repletas de libros y que da acceso a una preciosa terraza llena de macetones con plantas. El cuarto de baño está equipado con todo lo que una mujer pueda desear; bañera de hidromasaje, sanitarios modernos, albornoces, zapatillas, todo tipo de aceites, geles, cremas, velas aromáticas… el paraíso.

Lástima de no poder disponer de más días, pues el lugar bien lo merece. Dejamos la única bolsa que hemos traído, solo vamos a pasar una noche, en la habitación y bajamos con la intención de salir a tomar unas tapas y pasear por la ciudad antes de asistir a la exposición de Van Gogh, que tiene lugar en el pabellón de la navegación de la expo de Sevilla.

Carlos, un italiano que conoce Sevilla y sobre todo el barrio de Triana como la palma de su mano, nos indica los mejores sitios donde tapear y algunas cosas interesantes de ver. Le agradecemos la información tan detallada que nos ha dado y justo antes de salir nos vuelve a llamar.

—Otra cosita, si sobre la media noche, aún estáis por la calle, muy cerquita de aquí podréis encontrar “Casa La Anselma”. Un lugar curioso que abre a partir de la media noche. Dejad que os haga un pequeño mapa, ya que el lugar no tiene letrero ni nada, pero si preguntáis… cualquiera os dirá donde está porque es muy conocido.

Le agradecemos de nuevo su amabilidad e interés para que pasemos una gran noche y nos vamos a recorrer las calles de Triana… y sus bares. No paramos de hablar de lo realmente amables que han sido los dueños del alojamiento. Ambos de aspecto algo bohemio, con una educación y cultura, que solo la gran escuela que es la vida te puede dar.

Cae la noche. Si una ciudad es bonita de día, de noche se vuelve mágica… como bien decía Van Gogh:

« A menudo pienso que la noche está más viva y más rica de colores que el día. »

Nos dejamos envolver, durante casi una hora y media, en la magia de la música clásica y la obra de Van Gogh, incluida sus letras… porque para mí, también era poeta.

El día ha sido perfecto y la noche tiene planes de superarse. Cena junto al río y copas… muchas copas. De camino a nuestro alojamiento las calles están completamente vacías, supongo que es lo normal un martes del mes de Febrero. Saco el móvil para ver que hora es y cae un papel doblado al suelo.

—Mira, el mapa que nos hizo Carlos para que encontráramos ese sitio misterioso.

—Curioso, dijo sitio curioso.

—Ya, pero no me negarás, que el echo que abra solo a partir de la media noche, no le da cierto halo de misterio, ¿no?

—Solo hay una forma de averiguarlo… y ya es casi media noche —dice mi marido con acento y gestos vampíricos.

 

Callejeamos durante algunos minutos, intentando seguir las instrucciones del mapa, y esperemos que sea fiable, porque eso de preguntar a cualquiera… no nos hemos tropezado con nadie. Los bares están ya todos cerrados, el frío empieza a calarnos los huesos y cuando ya nos vamos a dar por vencidos e irnos a dormir calentitos y acurrucados, al girarnos para dar media vuelta, nos encontramos de cara con otra pareja. Me dieron ganas de gritar de alegría…”¡humanos, humanos! Casualmente… o no, iban buscando el mismo lugar que nosotros y parece ser, que estábamos justo frente a él.

Miramos la gran fachada por todos lados, no encontramos nada que nos indicara que era el sitio correcto. Esta otra pareja, argentinos ellos, nos decían que sí, que era ahí que ya habían estado antes. Eso, de alguna forma me tranquilizó, pues toda esta “extraña” situación, me estaba poniendo un pelín nerviosa. No logramos que nos dijeran gran cosa de lo que realmente pasaba ahí dentro, solo que si nos gustaba el flamenco, nos iba a encantar. ¿Toda esta intriga, suspense e imaginación mía para un tablao flamenco?

Vemos que se acerca una pareja más… bien, ya somos 6, realmente van a hacer el Agosto con nosotros esta noche. Están tan desorientados como nosotros, pero no sé por qué, actúo como que ya he estado allí antes y sigo un poco el rollo a los argentinos.

Cinco minutos más tarde, cuando pasan 15 minutos de la media noche, aparece un coche, el primer coche que vemos pasar desde que tomamos la última copa junto al río. Para frente a nosotros y se baja una señora que no volverá a cumplir los 80 años. El argentino y el recién llegado, se acercan presurosos para ayudarla a bajar, algo me dice, que la señora Anselma… acaba de llegar y que los únicos que no saben de lo que realmente va la cosa, somos mi marido y yo. Nos miramos y me dice al oído… esto me recuerda un poco a la peli esa de “Abierto hasta el amanecer”. Yo ante mi ataque de pñanico inminente le digo… sí, y acaba de llegar tu Salma Hayek. Ambos empezamos a descojonarnos de la risa, quizás intentando de camuflar el miedo, por no llorar o por los efectos del alcohol, no lo sabemos. La señora nos mira, nos pregunta de donde somos y escuchamos como se abren las persianas de hierro que cerraban la puerta de la casa, ¿quién la ha abierto?

Amablemente me pide que entre la primera, dudo unos segundos, miro a mi marido y alguien abre la puerta de madera desde el interior. Entramos las tres parejas, la señora nos indica donde debemos sentarnos y nos dice que esta noche no habrá mucha gente. El lugar no es muy grande, tiene una pequeña barra de bar y tras ella una mujer de unos 50 y largos años, nos saluda con la cabeza. Las paredes están llenas de fotos, de todo aquél que haya pasado por allí y las sillas de madera, hacen una especie de semi-círculo.

De pronto empieza a entrar gente y más gente, eso en cierto modo me relaja… y no sé por qué, porque tampoco los conozco. Una vez todos sentados, con nuestras copas en la mano, los músicos preparados, las puertas cerradas y la señora Anselma en el centro… se apagan las luces.

 

 

 

 

Falta de sentido del humor

En estos días de carnaval, soy de Cádiz y ahí hay que morir, se ha criticado mucho a chirigotas y comparsas,  por no entender el humor de estas agrupaciones o simplemente por carecer de él.

Ahora le ha tocado al humor británico y muy concretamente a Chris Haslam por el artículo que ha escrito en el Times de como ser español, para no parecer un guiri o un eterno turista.

No entiendo el revuelo que causan letras de comparsas o este artículo en concreto. En mi tierra, siempre se dijo que: “si te pica es porque ajos comes”. Este tipo de humor sarcástico, no pretende insultar a nadie, pero todos debemos reconocer que está basado en una realidad y verdad, que no queremos oír porque no nos gusta, y llevado a la exageración. Muchas de las veces, sobre todo en el tema de agrupaciones de carnaval, se hace crítica a cualquier tema de actualidad, con mucho humor… cosa que no veo mal.

He leído el artículo de Chris Haslam y no sé si será que soy de Cádiz, cuna del carnaval, pero no me he podido reír más. Que se prepare Chris porque seguro que le vienen represalias chirigoteras. De todas formas y si somos sinceros con nosotros mismos, lo que dice este hombre en su artículo no es inventado. Tenemos que entender que hay muchas culturas en el mundo y no es cuestión de si una es mejor que otra, es cuestión de tolerancia. Nosotros estamos acostumbrados a dar un par de besos cuando nos presentan a alguien y en otros países, ni siquiera se contempla la idea. En nuestros bares, el suelo se llena de servilletas de papel, palillos de dientes y cuando se podía fumar… de colillas, porque los ceniceros, si los había, estarían para otra cosa.

Personalmente he tenido la suerte de poder viajar muchísimo y sí que es cierto que el español, en general, puede aprender a ser más educado. A mí, han llegado a decirme que por qué le tengo que dar las gracias al camarero cuando me trae algo, o por qué le pido las cosas por favor. Mi respuesta siempre es la misma… pregúntale al camarero.

De todas formas, lo único que me entristece es que perdamos lo más preciado que tenemos, que es, el sentido de humor y el respeto por él. No podemos olvidar el reírnos de nosotros mismos, y digo olvidar y no aprender, porque nosotros, los españoles, éramos un ejemplo a seguir en eso.

#ChrisHaslamVentePaCai

tumblr_m62w60DwNy1r5ai1co1_500

Las “NoMo”, Los “Dinks”.

“NoMo”= No Mothers (No Madres), las mujeres que elegimos no tener hijos.                          “Dinks”= Double Income No Kids (doble sueldo sin hijos), parejas que ambos trabajan y no tienen hijos.

Curiosa la necesidad de esta sociedad en etiquetarlo todo. En esta ocasión hago pleno en las etiquetas, dos de dos. A no ser, que lo de NoMo se refiera solo a mujeres solteras y sin compromiso, soy una mujer “NoMo” dentro de una relación “Dinks”, ¿habré ganado algún premio?                                                                                                                                    Por curiosidad he introducido las siglas de “NoFa” por si aparecía algo sobre hombres que no quieren ser padres… pero no he tenido suerte. Si alguien sabe de su existencia que por favor me lo haga saber.

Aún hoy, se ve mal que una mujer decida no tener hijos. Si un hombre dice abiertamente que no quiere tener hijos, es como algo natural, como si ninguno quisiera y estoy segura, que los hombres también tienen su corazoncito y también les duele que se les trate de forma tan fría con respecto a los sentimientos e instintos. Me pregunto si lo que molesta a la sociedad, mujeres en su gran mayoría, es el hecho de que seamos las causantes de la extinción de la raza humana o porque decidimos, no ser madres, con total libertad. Lo que me preocupa es que con todo el movimiento sobre la igualdad y los derechos de la mujer, sean las propias mujeres las que más critican esta decisión. Quiero creer, que es debido, quizás, a que como ellas tienen ese instinto maternal, no conciben la idea de que otras no lo tengamos. ¿Eso me hace menos humana?… creanme que he escuchado de todo: “Mujeres que deseando tener hijos no pueden y tú pudiendo no quieres… ¿Cómo puedes ser tan egoísta?… El día de mañana te verás sola ¿quién cuidará de ti?… Si todas pensáramos como tú se acabaría el mundo en dos días… ¿Quién pagará nuestras pensiones?”. Para todas tuve siempre respuestas, pero en la mayoría, elegí “libremente”  no darlas. Nunca jamás un hombre me ha juzgado o recriminado por esa elección, ni siquiera mi propio padre.

Dicen que una madre luchará con uñas y dientes para defender a su familia, lo cual no lo pongo en duda, pues tuve una madre. Pero una mujer sin hijos, tiene mucho menos miedos… por ejemplo, a perder su trabajo o a decir NO a muchas situaciones injustas dentro del plano laboral, y eso quizás asusta a los que con su poder, te quieran controlar.

Seamos madres o no lo seamos, no podemos consentir nunca que nos quiten la libertad de expresión y de elección. No podemos ser machistas entre nosotras y no tenemos por qué acatar lo que la sociedad diga que es lo correcto.

Una mujer que elige no ser madre, no carece de sentimientos, no quiere menos ni ama menos… Yo no he nacido para ser madre, he nacido para ser persona y  la única etiqueta de la que quiero formar parte, es la de “LIBERTAD”.

 

 

 

Suficiente…

Recientemente, escuché a una madre y su hija en sus últimos momentos juntas en el aeropuerto, mientras la salida de la hija se había anunciado. De pie cerca de la puerta de seguridad, se abrazaron y la madre dijo:

-“Te amo y te deseo lo suficiente”.

La hija respondió: “Mamá, nuestra vida juntas ha sido más que suficiente. Tu amor es todo lo que he necesitado. Te deseo lo suficiente, también, mamá.” Se besaron y la hija se fue.

La madre se acercó a la ventana donde yo estaba sentado. Allí de pie, pude ver que quería y necesitaba llorar.
Traté de no entrometerme en su privacidad, pero ella me permitió involucrarme preguntándome: – “¿Alguna vez has dicho adiós a alguien sabiendo que era para siempre?” – “Sí”, le contesté. – “Perdóneme por preguntar, pero ¿por qué es este un adiós para siempre?”

“Soy vieja y ella vive muy lejos. Tengo desafíos por delante y la realidad es que el próximo viaje de vuelta será para mi funeral”, dijo.

Cuando usted estaba diciendo adiós, le oí decir: “Te deseo lo suficiente”. ¿Puedo preguntar qué significa eso? ”

Ella comenzó a sonreír. “Ese es un deseo que se ha transmitido de generación en generación. Mis padres solían decirlo a todo el mundo”. Se detuvo un momento y miró hacia arriba como si tratara de recordarlo en detalle y sonrió aún más.

“Cuando dijimos ‘Te deseo suficiente’, estábamos deseando que la otra persona tenga una vida llena sólo de las cosas suficientemente buenas para sostenerlas”. Luego, volviéndose hacia mí, ella compartió lo siguiente, recitándolo de memoria,

“Te deseo suficiente sol para mantener tu actitud brillante.

Te deseo suficiente lluvia para apreciar más el sol.

Te deseo suficiente felicidad para mantener tu espíritu vivo.

Te deseo suficiente dolor para que las pequeñas alegrías de la vida parezcan mucho más grandes.

Te deseo la suficiente ganancia para satisfacer tus deseos.

Te deseo la suficiente pérdida para apreciar todo lo que posees.

Te deseo los suficientes holas para ayudarte a superar el último adiós. ”

Ella comenzó a llorar y se alejó.

Dicen que toma un minuto encontrar a una persona especial. Una hora para apreciarlos. Un día para amarlos. Y una vida entera para olvidarlos.

– Autor: Bob Perks

¿Tradición o Evolución?… Ilusión.

TRADICIÓN: Costumbre, composición literaria, doctrina, etc., que se comunica, se transmite o se mantiene de generación en generación.

EVOLUCIÓN: Cambio o transformación gradual de algo, como un estado, una circunstancia, una situación, unas ideas, etc.

–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––

Estos días, en España, se habla mucho de la cabalgata de Reyes y los ligeros cambios que van sufriendo desde hace unos años, concretamente desde que Manuela Carmena llegó a la alcaldía de Madrid. Dejando a un lado la política y la religión me surgen infinidad de preguntas con respecto a lo que muchos llaman, “la evolución de una tradición”.

La primera que me surge es: ¿Es posible usar los dos términos en una misma frase?        En este caso concreto, en el de la cabalgata de los Reyes Magos, este año la polémica está en la participación de la cabalgata “Drag Queen”. Si nos regimos por la cabalgata tradicional, la que hace referencia a la tradición religiosa, sinceramente, no tiene ningún sentido. Como tampoco lo tiene Bob Esponja, La sirenita, Peppa Pig, Los Pitufos, etc. Lo que me hace pensar, que quienes este año están con las manos en la cabeza, la tradición o la evolución no es lo que les quita el sueño… si no la falta de tolerancia, respeto y libertad.

La tradición dicta, que esta noche es la noche de los niños por excelencia y quizás, en lo que no nos ponemos de acuerdo es, en lo que ser un niño representa. Yo, no soy madre, pero fui y sigo siendo una niña. Ser un niño es o “debería ser” sinónimo de ilusión, inocencia, aprendizaje, travesura, felicidad, tolerancia y libertad. Los niños no saben de religiones, razas, sexualidad o estatus social… son los adultos los que contaminamos sus mentes con perjuicios.

Quizás, lo primero que pensamos cuando leemos: cabalgata “Drag Queen”, es en los carnavales y no en Reyes Magos. Si leemos la definición de Drag Queen: “artista o cantante masculino que actúa vestido con atuendos propios de mujer (peluca, zapatos de plataforma, etc.) y exhibe maneras exageradamente femeninas”, tampoco vemos la relación que pueda tener con los niños y esa noche tan especial.

Si un bombero, electricista, carpintero, fontanero, profesora, minero, peluquera, cajera, ministra, puede disfrazarse de Rey Mago, ir debajo del disfraz de Bob Esponga o ser la estrella de la ilusión. ¿Por qué un drag queen no puede ponerse un pijama de peluche, representando así el que los niños se vayan a la cama temprano?

Hablar de querer cargarse una tradición como es la “La Noche de Reyes Magos”, a estas alturas, me parece un poco ridículo. La tradición de la que todos hablan, hace ya muchos, muchos años que dejó de existir… o quizás, “evolucionó” a otra muy distinta, la tradición del consumismo o la tradición de politizarlo todo.

Sea como sea, cuando estos días oigo hablar sobre el tema, sobre la gran “polémica”… me pregunto: ¿Habrá recibido Baltasar mi carta? Los niños que no tienen papel y lápiz para escribir… ¿tendrán regalos? Seguro que sí, porque una de las cosas que he pedido es esa… que todos los niños del mundo, tengan su regalo.

FELIZ DÍA DE LA ILUSIÓN.

CharlotElChico