El amor no duele

Dejemos de dramatizar el amor, el amor no duele. 
Duelen las expectativas, las ilusiones rotas.
Duele la soledad, cuando ni tú mismo te soportas.
Duele el egoísmo insatisfecho, el que dirán, cuando solo quieres aparentar.
Duele no ser correspondido, cuando el verdadero amor trata de solo dar.
Duelen los amores de películas, esos amores prohibidos, o lo que el cine nos quiera dar. Duele lo que tu niño interior, caprichoso y egoísta, no puede alcanzar.
Duelen los versos de un poema, sin un corazón al que llegar.
Duele el romanticismo, la nostalgia, oír música francesa, viendo una puesta de sol frente al mar.
Duelen los amores platónicos, los adolescentes, los que no son de verdad.
Duele el desamor.
El amor no duele, el amor eres tú y soy yo.
Anuncios

Los Nadies

Sueñan las pulgas con comprarse un perro

y sueñan los nadies con salir de pobres,

que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte,

que llueva a cántaros la buena suerte;

pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca,

ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte,

por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda,

o se levanten con el pie derecho,

o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.

Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la

Liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:

Que no son, aunque sean.

Que no hablan idiomas, sino dialectos.

Que no hacen arte, sino artesanía.

Que no practican cultura, sino folklore.

Que no son seres humanos, sino recursos humanos.

Que no tienen cara, sino brazos.

Que no tienen nombre, sino número.

Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica

Roja de la prensa local.

Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

(Eduardo Galeano)

“Feliz día a todos”.

18 de Noviembre

Hoy llueve, pero la lluvia no borrará los recuerdos. Hoy el día amaneció gris, pero no dejaré que destiñan los colores de mi memoria. Hoy hace frío, pero con solo evocar tu nombre, se hallará mi corazón a buen cobijo. Hoy el cielo llora, pero en mi rostro dibujaré la sonrisa que mi alma añora. Hoy, más que ayer, me haces falta… hoy no existe el olvido.

Quiero ser Berlín…

Si me preguntasen, que ciudad me gustaría ser hoy, sin duda alguna respondería: “Hoy, quiero ser Berlín”.

Hoy, quiero ser Berlín para que me descubras por primera vez. Quiero ver la ilusión en tus ojos y sentir las pequeñas cosquillas que sé, te recorren por el estómago. Quiero sentir tus nervios de esa primera vez. Quiero sentir tu respiración acelerada y tu adrenalina, como cuando me miras enterrado, aún muy dentro de mí.

Hoy, quiero ser Berlín y poder observarte con cierta distancia. Quiero ver como observas todo lo que te rodea, como escuchas, ríes y callas. Como todas las miradas se posaran en ti, algunas incluso de forma lasciva, esas sé que también estarán ahí.

Hoy, de una forma muy egoísta, quiero ser Berlín… porque te echo de menos. Pero mañana, mañana Berlín querrá dejar de ser ciudad y convertirse en humana. Mañana Berlín… tendrá envidia de mí.

Si mañana preguntasen a Berlín, que mujer desearía ser, sin lugar a dudas respondería: “Quiero ser esa mujer… en la que tanto pensaba él”.

 

Mi piel

Mi piel que protege y cubre completamente mi cuerpo.

Mi piel te reconoce.

Mi piel te responde.

Responde a las caricias de tus dedos, al roce de tus labios.

Responde a la humedad de tu lengua, al sabor de tu boca.

Responde a tu risa, a tu llanto.

Responde a los susurros al oído, al calor de tus abrazos.

Mi piel dejó de ser mi piel.

Mi piel es tuya… te pertenece.

Así Hablaba Zaratustra

Buscáis un testigo cuando queréis hablar bien de vosotros; y cuando lo habéis inducido a pensar bien de vosotros, vosotros mismos pensáis bien de vosotros.

No miente solo el que habla contrariando su propio saber, sino, sobre todo, el que habla contrariando su propio no saber. Y así habláis de vosotros en el trato con los hombres mintiendo sobre vosotros a vuestro vecino.

Dice el necio: “El trato con los hombres echa a perder el carácter, sobre todo cuando se es un hombre sin carácter”.

Unos van a juntarse al prójimo porque se buscan así mismos y otros, porque quisieran huir de sí mismos. Vuestro mal amor a vuestra propia persona convierte vuestra soledad en una cárcel.

(Friedrich Nietzsche)

P.D. Hay libros que los subrayaría enteros.

Escritos de mamá

“En el otoño de la vida las cosas seven de otra manera ya piensas que te queda poco que no tendras tiempo suficiente para ver la alegria detus nietas la felicidad dever a toda la familia reunida la de poder ver a tus hijos cada uno en sus vidas la musica el gran amor demi vida la naturaleza el mar un pajarito una flor”.

“Queno me falte la vista Santa Lucia vendita que quiero ver a diario la carita demis niñas el brillito de sus ojos la sonrisa deslumbrante que ami eso meda vida”.

“Dame amor que lo deseo dame vida detu vida que quiero vivir contigo palos resto demi vida”.