Soledad

Eran las tres y nueve minutos de la madrugada cuando llamaron a la puerta. Nadie llama a esa hora para decir que te ha tocado la lotería, seguro eran malas noticias. Me levanté y recorrí el camino hacia la puerta descalza y a oscuras. Intenté mirar por la mirilla, pero todo estaba negro. Un aire frío comenzó a filtrarse por debajo de la puerta y helaba mis pies desnudos. Esta vez venía a por mi, no tenía la menor duda. Mi peor pesadilla se había cumplido.

Reto 5 líneas.

 

 

 

 

 

Ley de dependencia

Manuel, esperaba sentado en el sillón que había junto a la cama.  El sonido de la bomba de oxígeno, recordaba al de una pecera, era el único sonido en la habitación 433 desde hacía más de dos meses. Llamaron a la puerta. Una mujer, elegantemente vestida, tomó asiento frente a él. Carpeta en mano empezó a preguntar, y sin obtener respuestas rellenaba el cuestionario. Seguro que una sola mirada le hubiese bastado, pero Manuel comprendía que ella tenía que hacer su trabajo.

(Reto 5 líneas)

Esperando…

Cuando despierto en la mañana, no recuerdo tu nombre. Sé que he soñado contigo, de otro modo no entendería, el desbocado latir de mi corazón. No puedo olerte, no puedo verte ni tocarte, como si de una terrible pesadilla se tratase. Deambulo durante el día, esperando que caiga la noche y con ella vuelva tu olor, tu cuerpo… tu nombre. Sorprendente giro del destino, que de tanto amarnos a plena luz del día, hoy, le falten tantas horas a la noche.

 

(Participando en el Reto 5 líneas )